Seleccionar página
El miedo emocion desagradable

¿Qué es el miedo?

La RAE (Real Academia Española) define el miedo como “Angustia por un riesgo o daño real o imaginario y, recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda lo contrario a lo que desea”.

Todos, en algún momento de nuestra vida hemos experimentado la emoción del miedo. La función del miedo es alertarnos del peligro y las amenazas que nos rodean para asegurar la supervivencia. Se trata de una respuesta adaptativa que conlleva cambios en el funcionamiento de nuestra fisiología, pensamientos y conducta.

No obstante, el miedo también puede ser irracional y puede llegar a limitarnos e incluso bloquearnos. En este caso, la respuesta deja de ser adaptativa. Ese miedo no se debe únicamente a un peligro real, sino al conjunto de experiencias y creencias que conforman nuestros recuerdos, a través de los cuales se observa e interpreta la realidad.

 

¿Qué puedo hacer con el miedo?

No lo puedes eliminar, así como tampoco dominar. El hecho de sufrir por el miedo no sirve de nada, no va a terminar con él. Lo único que vas a conseguir es alimentar ese miedo.

Entonces, ¿Qué puedes hacer? El reto consiste en aprender a aceptarlo, lo cual no quiere decir mostrarte insensible o indiferente, como tampoco que estés de acuerdo con él y ni mucho menos resignarte.

Aceptar es dejar de temer a ese miedo, que te permitirá tomar un poco de distancia, sentirte aliviad@ y enfocarte en la búsqueda de soluciones.

Luchar contra él es negarlo y no hacerse consciente, por lo que hace que se vuelva cada vez más complejo porque no se puede transformar.

La clave para resolverlo está en practicar de forma consciente y voluntaria la aceptación.

Pero… ¿Cómo conseguir aceptarlo?

  • Reconoce que hay una emoción, el miedo, que te hace sentir mal, pero que al mismo tiempo tiene una función positiva.
  • Conecta con el miedo, como lo sientes en tu cuerpo. Permítete sentir.
  • Céntrate en tu respiración. Verás como, poco a poco, la intensidad del miedo va disminuyendo.
  • Observa las circunstancias de la realidad actual, del miedo. Pregúntate: ¿Qué es lo que realmente me crea este temor? ¿Qué historia me cuento a mi mism@ por no verme capaz de superar este miedo?
  • Toma distancia de esos pensamientos negativos, tus pensamientos no son tu.
  • Elimina los juicios de valor. No juzgues ni critiques el miedo. Ello sólo te llevará al sufrimiento.
  • Elimina la falsa creencia de que no puedes permitirte fracasar. Todos hemos fracasado alguna vez en nuestra vida. Busca en este dolor al fracaso lo que puedes aprender, lo que te está enseñando.
  • Obsérvate y reflexiona sobre tus capacidades, tus virtudes y tus puntos fuertes, tus imperfecciones y debilidades, tus logros.
  • Sal de tu zona de confort, de tu lugar de comodidad y haz lo que te da miedo. Verás como tu nivel de confianza aumenta.

¿Te imaginas cómo te sentirás cuando seas capaz de hacer lo que te da miedo?

Cierra los ojos e imagínate haciendo lo que temes, viendo que estás consiguiendo eso que tanto miedo te daba, atendiendo a esta satisfacción que invade tu cuerpo. ¿Qué ves? ¿Qué sientes?.

La aceptación va a determinar en ti un proceso de cambio y de transformación que te permitirá conquistar tu mente y ser dueñ@ de tus pensamientos. Sentir que puedes hacer las cosas a pesar del miedo fortalecerá tu autoestima, tu confianza y tu paz interior y, al mismo tiempo, te aportará fuerza para actuar en coherencia a tus valores consiguiendo cambios trascendentales en tu vida.

¿Te animas? Empieza a hacer cambios en tu vida y comprueba ese verdadero deleite, esa increible sensación de satisfacción por ti mism@. No te quedes únicamente con que te lo expliquen. 

 “Dejamos de temer aquello que se ha aprendido a entender.”

Marie Curie