Seleccionar página

¿Qué son los valores?

Los valores son los principios que definen nuestro pensar, sentir, juzgar y actuar. Determinan nuestra forma de ver la vida y dan sentido a nuestra existencia. Suelen ser fruto de nuestra educación, aprendizaje y condicionamientos sociofamiliares, que tras modelarlos los incorporamos a nosotros.

El proceso de adquisición de valores se encuentra íntimamente ligado a la evolución y madurez de la persona distinguiéndose cuatro fases:

  • Hasta los 8 años de edad el niño va integrando determinados valores en su escala, que se convierten en pautas de conducta que darán sentido a sus decisiones y acciones.
  • Entre los 8 y 14 años aproximadamente, es sumamente importante el modelaje. Se modelan conscientemente aquellos valores que favorecen a uno mismo, que normalmente suelen ser extraídos de héroes de ficción, estrellas de cine… El niño aprende los valores mediante el ejemplo.
  • De los 14 hasta aproximadamente los 21 años, se adquieren valores sociales y principios éticos a través de la familia y del medio en el que uno se desenvuelve. El adolescente comienza a valerse de su propia escala de valores.
  • A partir de los 21 años, uno mismo va reajustando los valores en función de las experiencias con las que se va encontrando en la vida.

Existe una tipología de valores que se clasifica según el área a la que se refieren. Se pueden distinguir valores vitales, hedónicos, sociales, espirituales, religiosos, morales, económicos…

Al momento de reconocer los propios valores, pocas personas son conscientes de ellos. Viven, buscan, luchan, trabajan… sin conocer para qué hacen lo que hacen. Conocer e identificar nuestros valores nos va a permitir ser conscientes y por tanto, mantener nuestros comportamientos en armonía con dichos valores. Además, en el caso neccesario podremos modificar el camino que estamos marcándole a nuestra vida, logrando una vida más rica, más plena y más integradora.

¿Qué características tienen los valores?

No pueden existir con independencia de las cosas, pero tampoco son las cosas en sí. Por lo tanto, serán considerados en la categoría de valor cuando presenten las siguientes características:

Sean valiosos, ya que existen gracias a su pertenencia a algo o alguien.

Tengan una durabilidad. Todo valor tiene una durabilidad en función de la importancia que la persona le otorga; por ello, unos permanecen más en el tiempo que otros.

Sean abstractos, que representen una realidad propia. Son una interpretación mental, que se traduce en pensamientos, conceptos o ideas, aunque lo que apreciamos es el comportamiento.

Sean individuales, producto de la reflexión y experiencia personal universales, aceptados por la sociedad.

Sean flexibles. Vayan cambiando a lo largo de la vida de las personas según sus propias vivencias y experiencias.

Tengan la propiedad del dinamismo, transformándose al transitar por las diferentes épocas.

Se aprecien por la presencia o ausencia de su polaridad.

Tengan una jerarquía, participando cada uno de un orden de importancia.

¿Cómo se relacionan los valores con la autoestima?

Cada persona construye sus valores sobre la base de la autoestima lograda en la familia, personas significativas para él o ella (amigos, profesores, jefes…) y en la sociedad y la cultura en su conjunto.

Existe un proceso de interacción continuo entre la autoestima y los valores, de tal forma que una retroalimenta a la otra. Cuanto mayor es el nivel de autoestima en la persona, mayor es la interiorización de valores positivos y, en consecuencia, se generaran comportamientos deseados. Igualmente, cuanto más valores positivos tiene la persona, la autoestima se verá potenciada para generar dichos comportamientos positivos. Por el contrario, cuando el nivel de autoestima es bajo, las personas no tienen una autovaloración ni una autoimagen favorable de sí mismas y probablemente su escala de valores es distorsionada.

Toda persona que tiene una buena autoestima es capaz de valorar su entorno positivamente, orientando sus actos en función de valores conectados con lo correcto, lo valioso, lo deseable y disfrutando de las ventajas de las oportunidades que se le presentan. Por contra, en personas que tienen una baja calidad de vida, ésta será reflejo de su baja autoestima.

La clave para una buena calidad de vida se encuentra básicamente en trabajar la autoestima incluyendo los valores como base y sostén de ésta.

¿Qué importancia adquieren los valores en el bienestar y satisfacción personal?

Todos ellos tienen un papel importante en nuestra vida ya que son los que muestran nuestro comportamiento ante la vida y las diferentes situaciones a las que nos enfrentamos.

Los valores motivan a la persona a actuar acorde a su sistema de creencias, pensamientos e intereses. Le sirven de guía para tomar las decisiones correctas ante los diversos acontecimientos de la vida, y le permiten responsabilizarse de sus propios actos, definiendo con más claridad el propio rumbo de la vida y priorizando lo que realmente es importante.

¿Cómo el Coaching trabaja los valores?

Si bien, cada persona tiene su sistema de valores personal que ha ido integrando a lo largo de su vida, no actuar acorde a los propios valores es un patrón que se repite en personas con un nivel de autoestima pobre. Ello lleva a la persona a caminar en el trayecto de su vida sin claridad ni seguridad, así como tampoco estabilidad para avanzar, llegando a encontrarse perdida, frustrada y no sintiéndose a gusto consigo misma.

Y es que el verdadero poder de los valores únicamente puede manifestarse cuando hemos realizado un trabajo profundo de identificación y reconocimiento de nuestros valores prioritarios, actuando y viviendo acorde a ellos e integrándolos en nuestro día a día.

Para ello, en mi proceso de coaching vas a aprender a tomar consciencia de tus valores prioritarios, alineándolos con tus propósitos en la vida y descubriendo nuevos valores que incluirás en el día a día, alcanzando los mejores logros hacia una vida con mayor significado y satisfacción.

Tus valores definen quien eres realmente. Tu identidad real es la suma total de tus valores.

Assegid Habtewold